hits counter

Durante siglos l@s irlandes@s se han rebelado contra la ocupación y la opresión. A pesar del terrible sufrimiento no ha desaparecido la alegría de vivir del pueblo irlandés y éste ha sido capaz de conservar su música endiablada y emocionante, su lengua gaélica y su carácter abierto y entrañable. No es de extrañar que estemos enamorad@s de Irlanda. Verde, virgen y tan especial.

  • Irlanda (Éire en gaélico)
  • Idiomas:
    • Gaélico (1.400.000)
    • Inglés (6.378.000)
  • Población: 6.378.000
  • Superficie: 84.421km2

También organizamos viajes a:

País Vasco

La Historia de Irlanda es ciertamente apasionante, la isla de Irlanda ha estado habitada desde la Edad de Piedra pero es la llegada de los celtas a Irlanda la que crea las bases de la cultura irlandesa. La Irlanda celta queda dividida en 5 provincias (de las que hoy se mantienen 4) y unos 150 pequeños reinos.

Cada provincia estaba controlada por una familia o clan, y aunque es cierto que la isla no estaba unida políticamente, sí lo estaba bajo un mismo idioma, una misma cultura y una misma religión (el druidismo) y un elaborado código de leyes basado en la comunidad y la importancia de las familias y clanes.

Los Vikingos han dejado también su huella en la historia de Irlanda, construyeron ciudades como Dublín o Wexford e introdujeron cambios en la sociedad irlandesa, como el uso de la moneda; los celtas utilizaban el truque para adquirir servicios o bienes.

El cada vez mayor poder militar vikingo obliga a los irlandeses a unirse y es en el año 1014 cuando bajo las ordenes de Brian Boru los irlandeses derrotan a los vikingos en la batalla de Clontarf, poniendo fin a su dominio militar, aunque no su influencia comercial en las isla.

Pero si hay una invasión que ha marcado hasta nuestros días la historia de Irlanda fue la que comenzó en 1169 a manos de los Anglo–Normandos. Con ella comenzaron las luchas entre los irlandeses y sus invasores ingleses, que duran ya varios siglos.

Los normandos comenzaron a invadir la isla, tomando grandes porciones de  territorio y construyendo castillos (Dublín, Trim) para mantener sus conquistas y ejercer de centro de poder.
También introdujeron a la fuerza el sistema feudal, forma de organización social que chocó frontalmente con la de la Irlanda celta.

Los nativos celtas no aceptaron nunca la ocupación, particularmente los de la provincia del Ulster, los cuales atacaban una y otra vez la zona controlada por los Normandos, conocida como The Pale.

Con la intención de acabar con estos ataques, dio comienzo la llamada “plantación”, otro pasaje de la historia que tiene consecuencias todavía hoy, a los irlandeses les fueros expropiadas las tierras de forma masiva, y fueron a parar a manos  de los colonos ingleses y escocéses, particularmente en la provincia histórica del Ulster.
Ese hecho dio pie a una revuelta en 1641, que fue aplastada salvajemente por Oliver Cromwell.

En 1792 la creación de los United Irishmen se considera como el nacimiento del republicanismo irlandés, su líder Theobald Wolfe Tone un protestante de Dublín, apelaba al uso de la fuerza para romper lazos con Inglaterra, y a unir bajo el nombre de irlandés a todos los ciudadanos de la isla, fuera cual fuese su religión.

La rebelión de 1798 es la más sangrienta de la historia de Irlanda, y crea un mito en la figura de Wolfe Tone.
A raíz de esta fallida rebelión, Londres acabó con el poco poder que tenía Dublín, y se creó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, con la Union Jack como bandera.

Varios alzamientos más se produjeron en las siguientes décadas y la mayor crisis humanitaria que ha conocido Europa no causada por un conflicto bélico, la Gran Hambruna.

La hambruna tuvo básicamente origen en una enfermedad que afectó a la patata, alimento principal de la población, pero Irlanda seguía produciendo suficiente cantidad de alimentos que los ingleses continuaron exportando pese a las necesidades de la población irlandesa.

Se estima que 2 millones de personas murieron o emigraron de Irlanda durante la crisis.
Pero quizás una de las fechas más importantes de la historia de Irlanda sea el 4 de abril de 1916, cuando rebeldes Irlandeses tomaron la GPO (Oficina General de Correos) en Dublín y proclamaron la república irlandesa.

La salvaje represión británica y el fusilamiento de sus líderes cambió la historia de Irlanda.
En las elecciones de 1918 el Sinn Féin consiguió una mayoría aplastante y una serie de eventos desembocaron en la Tan War o Guerra de Independencia (1919-1921).

La firma del tratado que entre otras cosas supondría la partición de la isla dejando seis condados del Ulster en manos británicas, dio paso a una terrible guerra civil.

El nuevo “Estado Libre” seguiría su camino proclamándose estado independiente en 1949, pero los nacionalistas del norte fueron discriminados y pasaron a ser ciudadanos de segunda clase, sin derecho a casa, a trabajo o a voto en el nuevo estado creado en el norte de la isla.

Estas injusticias dieron paso a la creación del movimiento por los derechos civiles en la década de los 60, pero la respuesta del estado unionista fue la represión, además, turbas legalistas empezaron a atacar los barrios nacionalistas.

Así, en 1969, nace el IRA provisional para defender a sus comunidades de estos ataques.

En 1972 Derry vivió uno de los sucesos más negros del conflicto moderno, cuando militares británicos asesinaron a 14 civiles que participaban en una marcha pacífica pro derechos civiles en la ciudad.
Es a partir de esa fecha cuando el IRA intensifica su campana militar, con los años perfecciona la organización llevando a cabo acciones espectaculares tanto en Irlanda como en Inglaterra. En 1979 una emboscada causó 18 bajas en el ejercito británico, el mayor número en un solo día durante el conflicto, el mismo día otro ataque acabaría con la vida de Lord Mountbatten, primo de la reina.
En las décadas de los 70 y 80 la guerra sucia se intensificó, y el IRA respondió con fuerza.

1981 es otro año que quedará para siempre en el calendario republicano. 10 presos republicanos murieron en huelga de hambre luchando por sus derechos y por el reconocimiento del estatus de presos políticos.

En 1994 se produjo un alto el fuego del IRA, que fue roto en 1996, tras el incumplimiento por parte de Londres de los acuerdos alcanzados.

En 1997 un nuevo alto el fuego del IRA abre el camino a nuevos acuerdos, y en 1998 se firma el acuerdo de viernes santo.

Pero tras la firma de los acuerdos las dificultades continuaron debido a la intransigencia y la violencia unionista.

Finalmente, tras los acuerdos de St Andrew’s en 2006 y el desmantelamiento del IRA en 2005, un parlamento y un gobierno se establecieron en 2007.

Pese a los problemas y la necesidad de nuevos acuerdos, las instituciones se han consolidado.

El Sinn Féin se ha convertido en el segundo partido más votado del norte de Irlanda y en alternativa e importante fuerza política en el Sur.

La crisis económica ha golpeado brutalmente el sur de Irlanda en los últimos años, lo que ha llevado a los irlandeses a las calles a protestar, pero también a muchos a emigrar.

La nueva situación de crisis económica y política abre nuevas oportunidades al movimiento republicano, que lleva ya varios años gobernado en el norte junto a otros partidos y que se ha convertido en alternativa en el sur.

 

Irlanda está considerada una de las naciones celtas y ello ha influenciado fuertemente en la cultura de la isla.

El idioma irlandés o gaélico pertenece a la familia de las lenguas indoeuropeas y ha sido la lengua hablada por los irlandeses durante la mayor parte de la historia pero la invasión inglesa también tuvo una terrible influencia en la lengua.

Actualmente existen zonas de habla irlandesa en la isla. Son zonas  conocidas como Gaeltacht, donde el irlandés es el idioma principal en el día a día.

Cada vez se puede escuchar más el idioma en las calles y el número de hablantes está aumentando, sobre todo en zonas urbanas como Dublín y Belfast.

La música tradicional es uno de los aspectos más conocidos de la cultura irlandesa y puede disfrutarse de ella en las tabernas de la isla. Más difícil suele ser poder disfrutar del canto tradicional irlandés, el sean-nós pero merece la pena hacer un esfuerzo por escucharlo.

Irlanda posee también una rica cultura literaria con varios premios Nobel de literatura y escritores mundialmente conocidos como Brendan Behan, James Joyce, Oscar Wilde,  Bram Stoker o W.B. Yeats.

Los deportes nacionales irlandeses o deportes gaélicos, asociados en torno a la organización GAA son otra parte importante de la cultura irlandesa. Los más conocidos son el hurling, el fútbol gaélico y el handball o pelota mano.

Todos están fuertemente ligados a la cultura irlandesa, la lengua y la historia de resistencia contra la ocupación británica.

Tanto el hurling como el football se juegan en equipos de 15 jugadores. El clímax de estos deportes es en verano cuando se disputa el All-Ireland, donde los 32 condados de la isla compiten por convertirse en el nuevo campeón de Irlanda. Las finales se disputan en el emblemático estadio de Croke Park en Dublín con capacidad para 80.000 personas.